La importancia de la auditoría energética en el camino hacia la sostenibilidad

Tabla de contenidos

En el contexto actual, donde la eficiencia y la sostenibilidad energética se han convertido en pilares fundamentales para las empresas, la auditoría energética emerge como una herramienta crítica. Este proceso meticuloso no solo ayuda a identificar oportunidades de ahorro y optimización energética, sino que también marca el camino hacia una operatividad más verde y responsable.

 A continuación, desde GCEnergy, desglosamos los aspectos más relevantes de la auditoría energética, su finalidad, obligatoriedad y los beneficios tangibles que ofrece a las empresas en su transición hacia el autoconsumo y la sostenibilidad.

Qué es una auditoría energética

Una auditoría energética es una evaluación sistemática del consumo de energía de una instalación, edificio o empresa, con el propósito de identificar y cuantificar los flujos de energía.

 A través de esta, se analizan patrones de uso, se identifican ineficiencias y se recomiendan medidas para mejorar la eficiencia energética y reducir el consumo y costos energéticos. Este proceso implica la recopilación de datos, un análisis inicial, un estudio de campo, un análisis de ingeniería y, finalmente, la presentación de recomendaciones​​.

¿Qué finalidad tiene la auditoría energética?

La auditoría energética tiene como finalidad primordial el mejorar la eficiencia energética, lo cual se traduce en una reducción de costos operativos, por ejemplo a la hora de saber la potencia fotovoltaica que se necesita contratar y un impacto ambiental positivo. 

Al analizar el consumo y las fuentes de energía, y al implementar medidas basadas en las recomendaciones de la auditoría, las empresas pueden optimizar su consumo energético, disminuir su huella de carbono y avanzar hacia la sostenibilidad​​.

¿Es obligatorio realizar una auditoría energética?

La obligatoriedad de las auditorías energéticas varía según la legislación de cada país y los estándares internacionales. Sin embargo, para muchas industrias, especialmente aquellas con alto consumo de energía o aquellas que buscan certificaciones de sostenibilidad, realizar auditorías energéticas se ha convertido en una práctica estándar.

 Estas auditorías pueden ser un requisito para cumplir con regulaciones locales o internacionales, así como para acceder a incentivos o créditos fiscales​​.

La obligatoriedad de realizar una auditoría energética en la Unión Europea (UE) viene marcada por la Directiva de Eficiencia Energética (EED), específicamente por su Artículo 8. Esta directiva, aplicable a todos los Estados miembros de la UE, exige que las grandes empresas (aquellas que no son pequeñas y medianas empresas, o PYMES) cumplan con la obligación de realizar auditorías energéticas. Estas auditorías deben llevarse a cabo al menos cada cuatro años y abarcan una evaluación sistemática del uso de energía de la empresa con el objetivo de identificar oportunidades para mejorar la eficiencia energética y reducir el consumo​​.

Importancia de la Auditoria energética

La revisión de la directiva en 2023 ha ampliado la obligatoriedad de las auditorías energéticas más allá de las grandes empresas, para incluir también a aquellas empresas de cualquier tamaño que superen un cierto umbral de consumo energético.

A nivel de los Estados miembros, todos han implementado la obligación de auditoría energética para las grandes empresas establecida en su Artículo 8. Sin embargo, hay diferencias en los grupos objetivo específicos, ya que la mayoría de los países han introducido umbrales de intensidad energética.

 Además, las empresas con sistemas de gestión energética certificados ISO 50001 están exentas de estas obligaciones en todos los países. Algunos Estados miembros, como Alemania, Italia y Países Bajos, han establecido obligaciones de implementación de medidas de ahorro de energía (ESM) para empresas muy intensivas en energía, con criterios de selección variados​​.

¿Cuáles son los beneficios de la auditoría energética para empresas?

Los beneficios de realizar auditorías energéticas son vastos y variados, abarcando desde el ahorro económico hasta la mejora de la imagen corporativa:

  • Ahorro de costes: Identificar y corregir ineficiencias energéticas lleva a una reducción significativa en los costos operativos.
  • Eficiencia energética mejorada: Optimizar el uso de energía conduce a procesos más eficientes y a una menor demanda energética.
  • Sostenibilidad ambiental: Reducir el consumo de energía y favorecer fuentes renovables disminuye la huella de carbono de la empresa.
  • Cumplimiento regulatorio: Asegura que la empresa cumpla con las leyes y regulaciones locales e internacionales sobre consumo energético y emisiones.
  • Reputación empresarial: Las empresas que demuestran compromiso con la sostenibilidad atraen a clientes y colaboradores más conscientes del medio ambiente​​.

Además, las auditorías energéticas ofrecen a las empresas una hoja de ruta para la implementación de tecnologías más limpias y eficientes, apoyando el tránsito hacia el autoconsumo y fortaleciendo su competitividad en un mercado cada vez más enfocado en la sostenibilidad​​.

La auditoría se perfila como una inversión estratégica para cualquier empresa que aspire a liderar en eficiencia, innovación y sostenibilidad. Su capacidad para desvelar oportunidades de optimización y ahorro convierte al proceso de auditoría en un componente esencial del manejo energético corporativo, allanando el camino hacia un futuro más verde y económicamente viable.

¿Te gusta este artículo?
Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Linkdin
Share on Pinterest
artículos relacionados